De la Plataforma a la Asociación

De la Plataforma a la Asociación

Durante la última década, justificándose en la crisis económica, el gobierno de la nación ha provocado un progresivo deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores penitenciarios, manifestándose fundamentalmente en la pérdida de poder adquisitivo, sin obviar, entre otras carencias, la escasez de personal, la ausencia de promoción profesional, la paralización de los concursos de traslados, la falta de una formación real y la inadecuación de los medios materiales a la nueva realidad penitenciaria.

En este contexto, nuestros sindicatos, incumpliendo su mandato constitucional de defensa y promoción de los intereses económicos y sociales, se encuentran inmersos en luchas de poder en relación a la representación de los trabajadores y mantenimiento de sus cargos y privilegios. Estas circunstancias les han llevado, por una parte, a un enfrentamiento constante que imposibilita cualquier pretensión de unidad y, por otro lado, a un distanciamiento de los afiliados y personal en general, siendo sus delegados percibidos como ajenos a la institución y dando como resultado unas organizaciones sindicales cuya principal característica es la inacción y un escaso o nulo poder de convocatoria y negociación. De todo esto, la principal favorecida ha sido nuestra Secretaría General, que se ha encontrado el camino completamente despejado para incrementar la presión sobre el colectivo penitenciario.

Fruto de esta situación, en el primer trimestre del 2017, surge un movimiento de trabajadores penitenciarios que, conscientes de la problemática, aúnan voluntades a través de las redes sociales en aras de conseguir una unión real de todo el colectivo y emprender acciones efectivas que desemboquen en una mejora de nuestras condiciones laborales, extendiéndose por la práctica totalidad de los Centros Penitenciarios del país.

Toda esta corriente creada, pivota sobre la elaboración de un documento: El Manifiesto “DIGNIDAD Y RECONOCIMIENTO PARA EL FUNCIONARIO DE PRISIONES”, que recoge un conjunto de reivindicaciones para Instituciones Penitenciarias y que es suscrito por más de 4000 funcionarios de nuestros cuerpos.

Paralelamente y de forma espontánea se van llevando a cabo otras iniciativas por compañeros comprometidos con el movimiento, tales como la de concentrarse diariamente ante la puerta de la Secretaría General, el uso de las redes sociales como altavoz de nuestras reivindicaciones, siendo el máximo exponente Twitter y el hashtag #sosprisiones , o reuniones con diferentes partidos políticos en las que nos posibilitan expresar nuestro descontento y dar a conocer nuestra realidad.

Finalmente, en los últimos días de mayo, un grupo de voluntarios decide constituir la ASOCIACIÓN FUNCIONARIOS DE PRISIONES UNIDOS – FPU para que sea canalizadora de toda esta fuerza reivindicativa.

En sus Estatutos la Disposición General Única dispone que el objetivo principal se concreta en “la defensa de los intereses laborales, profesionales y formativos de las personas que trabajan en la Administración Penitenciaria y, en igual rango de prioridad, la defensa de un servicio de calidad en el área penitenciaria, participativo, democrático e integrador, y como instrumento dinamizador de una sociedad más justa, rechaza cualquier intento privatizador y viene a denunciar el deterioro del servicio público penitenciario”, proponiendo como objetivo fundamental la consecución de la unidad sindical. Destaca entre los principios el de asindicalidad y profesionalidad y se remarca que “esta Asociación no es un sindicato…”.

Como Asociación buscamos alejarnos lo más posible de la estructura jerarquizada y rígida de las organizaciones sindicales, procurando una participación activa de todos los asociados, donde la exposición de ideas y el debate sean el vehículo conductor y marquen nuestra hoja de ruta. No contamos ni con horas ni con liberados sindicales. Tampoco contamos con financiación pública. Toda nuestra estructura se basa en el trabajo incansable de los miembros que formamos FPU y en los ingresos que provendrán de la futura cuota que tendrá carácter simbólico y escasa cuantía y que revertirá directamente en el funcionamiento de la Asociación.

Buscamos ser un elemento dinamizador que agite las conciencias adormecidas y acomodadas tanto del colectivo como de las organizaciones sindicales que nos representan, empujando hacia el que debe ser el objetivo común para todos nosotros: la defensa y mejora de nuestras condiciones laborales.

No queremos ser, ni sustituir, a ninguna organización sindical. Desde FPU consideramos que los sindicatos deben cumplir con su papel de representatividad y negociación, lo cual quedará en sus manos. Lo que sí buscamos es la correcta y real realización de ese deber que se les presupone y del que parecen haberse olvidado en los últimos años. Para ello queremos convertirnos en una herramienta de presión y fiscalización que vele por el efectivo cumplimiento de este cometido. Aspiramos a convertirnos en el elemento que aglutine toda la frustración y malestar acumulado durante todos estos años en los que hemos sido sometidos a continuas faltas de consideración y respeto por quienes se supone deben dirigir nuestra Institución, así como ignorados por las organizaciones que deberían haber velado por nuestros intereses mientras estaban ocupadas en mantener sus privilegios. Esperamos canalizar todo este sentimiento y confiamos en dar una respuesta que posibilite la consecución de nuestras mejoras.

Hoy FPU cuenta con cientos de asociados dispuestos a reivindicar las propuestas contenidas en el Manifiesto y en los Fines de la Asociación. Dichos asociados se están organizando en asambleas por centros de trabajo, herramienta ésta que se nos antoja fundamental para llevar a cabo uno de los principios básicos de la Asociación, esto es, la participación activa. Mediante estas asambleas trabajaremos tanto a nivel local, atendiendo a la problemática propia de cada Centro, como a la existente a nivel nacional y que nos une a todos, convirtiéndose en los canales a través de los cuales fluya todo el funcionamiento de la Asociación.

Asimismo se han creado canales de Telegram, Web, Foro, Twitter y Facebook pues entendemos que es prioritario transmitir información y favorecer la participación activa.

Estos son a grandes rasgos los principios y fines que nos rigen y sobre los que se sustenta FPU. Pero nada de esto tendrá sentido sin la unión, el respaldo y el apoyo de todos y cada uno de los profesionales que formamos los Cuerpos de Instituciones Penitenciarias, porque solamente con la unión y la fuerza de todos conseguiremos revertir una situación que, lejos de mejorar, tiene visos de ir en una clara espiral ascendente de deterioro y empeoramiento de nuestras condiciones de trabajo.

Es hora de actuar. Es hora de sumar. Es hora de luchar. Porque lo que no luchemos nosotros, nadie nos lo va a regalar.

Asóciate y participa del cambio.

Contamos contigo.

Únete.

Suma.

Lucha.

Logo FPU

 

Deja un comentario