Comisiones de servicio en Instituciones Penitenciarias

En el empleo público, y más concretamente en Instituciones Penitenciarias, las comisiones de servicios durante los últimos años se han convertido en «un buen atajo” para que los poderosos recluten a sus afines y leales servidores a la hora de cubrir ciertos puestos de trabajo.
Si bien es cierto que muchas de estas comisiones de servicios se adjudican correctamente, en bastantes ocasiones suponen un «problema » en la gestión de recursos humanos.

Lo más habitual es que quien desempeña un puesto de trabajo en comisión de servicios, llegué a creerse con derecho a «quedarse con dicho puesto» y a prolongar la situación hasta que lo consiga. Muchas veces, así sucede.

La comisión de servicios debe ser una situación excepcional, con un límite en el tiempo y, por supuesto, la plaza ocupada en esta situación debe ser ofertada en el siguiente concurso para su provisión definitiva, de hecho así está estipulado reglamentariamente.

La Administración debe utilizar las comisiones de servicios como una salida de emergencia para atender una serie de necesidades inaplazables que se van sucediendo, pero teniendo en cuenta unos criterios y un límite en el tiempo.

Uno de los mecanismos que tienen los funcionarios públicos para progresar en la carrera profesional es la ocupación de puestos de trabajo participando de forma voluntaria en los procesos de provisión de puestos de trabajo, mediante concurso, en el cuál deben ser valorados los méritos y capacidades de los concursantes de manera totalmente abierta y en igualdad de condiciones.

El problema, más bien uno más de tantos problemas, surge cuando tras años sin salir a concurso estas plazas, muchas comisiones de servicios se prolongan indefinidamente, hecho cada vez más frecuente.

Por fin, aunque rodeado de una tremenda polémica, corrección tras corrección, recurso tras recurso, revisión tras revisión y sin acabar de resolver todas las anomalías, parece que el esperado concurso de traslados se da por cerrado.

En teoría, según las normas, se deberían haber cubierto todas estas plazas (algunas de ellas se llevan ocupando por el mismo funcionario durante más de 5 años) que en su momento fueron adjudicadas por motivos de urgencia o necesidad imperiosa (sirva como ejemplo una jubilación o algo peor, un fallecimiento).

Cartel comisiones servicio

Pero no ha sido así.
NO. No se han ofertado ni cubierto todas las vacantes que a lo largo de este tiempo (eterno para muchos) han ido quedando desiertas de titularidad.

Durante todo este tiempo la gestión penitenciaria ha sido pésima y desastrosa y queremos pensar que no ha habido motivos que lo justifiquen pero la falta de trasparencia y la continua desinformación muestran la evidencia, una SGIP incompetente y no preparada para gestionar el colectivo de IIPP.

Durante estos años esperábamos que los representantes sindicales estuvieran a la altura pero por desgracia no ha sido así, pero tenemos la esperanza que se recupere la fuerza y la lucha por los derechos de los trabajadores que percibimos en los años 90 y se lograron grandes objetivos.

Desde esta asociación exigimos una vez más el cese de adjudicaciones opacas a través del abuso en el uso de las comisiones de servicios para cubrir puestos de trabajo vacantes, y que, en todo caso, todas ellas, como marca la legislación, sean ofertadas en los concursos de traslados.

#sosprisiones

#equiparacionprisiones

Deja un comentario