Método DIP de Defensa Personal

El Método DIP – Defensa Integral Penitenciaria – es un sistema de defensa personal compuesto por un extenso número de técnicas, tanto físicas como no físicas. Las técnicas físicas tienen su base en las Artes Marciales Tradicionales (Judo, Karatedo, Aikido, Kobudo, Kyusho) y son adaptadas a la situación concreta para que son requeridas. Esta adaptación vendrá determinada por el contexto en el que las técnicas han de ser empleadas: Defensa Personal Femenina, Defensa Personal Policial, Defensa Personal Callejera. Además de estos tres ámbitos de la Defensa Personal, el método DIP engloba a la Defensa Integral Penitenciaria, que debido al contexto tan específico en que ésta tiene lugar, merece una mención aparte.

En el método DIP se sigue la filosofía de la mínima intervención posible. Esto se traduce en evitar el conflicto. Si esto es inevitable, entonces emplearemos la máxima proporcionalidad en nuestras técnicas produciendo el mínimo daño posible.

FRANCISCO JAVIER RODRÍGUEZ ROMÁN.

Coordinador nacional de Defensa Personal en Instituciones Penitenciarias, formador de formadores e instructor de Defensa Personal en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.
Pertenece al Registro de Expertos de la S. G. I. P. en el ámbito de Seguridad y Defensa Personal.
Más de 40 años de experiencia en Artes Marciales: Karatedo, Judo, Kenjutsu, Kobudo, Kyusho.
Instructor de Defensa Personal acreditado por la Dirección General de la Policía.

Recientemente se ha puesto a la venta este libro, que recoge técnicas de defensa personal aplicada, que todo funcionario de Instituciones Penitenciarias debería conocer y practicar, recomendamos su lectura.

Los grupos de intervencion, ejemplo de la deriva penitenciaria

                                                    Últimamente se ha publicado mucho sobre la demanda de prisiones pidiendo la equiparación salarial entre CCAA. Si bien es una reivindicación justa y necesaria, con su consecución no se … Leer másLos grupos de intervencion, ejemplo de la deriva penitenciaria