Treinta euros

Treinta euros

logo nuevo FPU

 

 

 

 

 

Mejor dicho, ni siquiera eso. La promesa de 30 € (de la ofensa que supone el compromiso de estudiar una subida en los próximos presupuestos, mejor ni hablamos) es el valor que tiene para esta Administración el esfuerzo, sacrificio y sangre derramada por nuestro colectivo.

Que día sí y día también nos revienten las caras, nos rompan huesos o, como desgraciadamente ha sucedido en estos días, nos mutilen, vale 30 euros.

Está bien saberlo, porque así quedan las cartas boca arriba y tomamos conciencia de qué podemos esperar de los que, según algunos, eran nuestros mejores valedores.

Esto, de la administración, uno podría esperarlo.
Pero, ¿qué pasa con los que dicen representarnos?, ¿Cómo es posible que permitan e incluso valoren positivamente semejante ofensa para con el colectivo que dicen representar?.

Ya está bien.
¡Hay que ponerle freno a tanta falta de respeto!.
No se puede consentir que se siga jugando ni un día más con la salud, esperanzas e ilusiones de mejora de miles de trabajadores.
Hay que decir BASTA.
Hay que parar esta sangría.
Hay que dejar claro que se acabó hacer de comparsas y que si unos pocos quieren seguir viviendo a costa de muchos tendrán que ganárselo de nuevo.

Hagamos que tengan que demostrar que se merecen nuestra confianza.
Hasta que no lo demuestren, dejemos de mantenerlos.
Sólo nos dejan un camino, la desafiliación.
No son dignos ni de nuestro dinero, ni de representarnos.
Dejemos el miedo.
Es hora de mostrar valentía.

DESAFILIATE.