Una historia…

Una historia…

Os voy a contar una historia, que nada tiene de «real«:

Un grupo de compañeros de trabajo, indignados con la situación profesional, empiezan a comentar con otros, qué posibilidades hay de buscarle solución… el más listo de ellos, dice:  «hablemos con nuestros representantes sindicales«, todos asienten y así hacen.

Pasa un tiempo prudencial y qué pasa, nada… pues entonces, asociémonos y presionemos juntos a los sindicatos

Pasa otro tiempo prudencial y sigue sin pasar nada… pues ya está, dicen, sólo nos queda un camino: la desafiliación.

Un número muy importante y numeroso de ellos lo hacen y UPS!!!!!

De repente, los sindicatos empiezan a hacer su trabajo y en pocos meses consiguen algo que durante años ni soñaron en ver…

 

 

Titulo de la parábola: Jusapol y los sindicatos policiales.

 

Nosotros seremos capaces de seguir sus pasos???

 

NOSOTROS, SOMOS TOD@S LOS FUNCIONARI@S DE PRISIONES.

Deja un comentario